Las huellas de los chanclos parecen el kanji de ‘dos’

Deja un comentario