Capítulo LXXIV – Los no tan santos de los últimos días felices

En este episodio el Mugroso y David van a casa de Netza para ver Latter Days. Tanto David como Netza esperan curiosos la reacción de Luis, que se tapa los ojos en las escenas de amor. Al final de la película le piden su opinión y Luis decide reservársela, diciendo solamente “me acordé de un buen de cosas”. El Netza piensa que dijo eso porque seguramente también opina que la vida no puede ser una sucesión de finales felices como los de las películas.

Capítulo LXXIII – Amanecer con Netza, no, no, no

En este episodio el Netza amanece con Paul. Ven juntos un rato televisión, luego el Netza duerme mientras Paul lee el libro que compró el día anterior. En el libro también hay una escena de un hotel en la mañana con pájaros cantando afuera.

>> El Netza obtiene un nuevo mote: Onanidro, el inmoral

Capítulo LXXII – Lo más bello y lo más triste

En este episodio el Netza se cita con Paul en la Gandhi, donde Paul compra Lo bello y lo tiste (la novela que Netza le recomendó sin haberla leído), de Kawabata. Luego van a la sala Nezahualcóyotl y después a la Condesa, donde charlan sobre el amor como el motor del mundo. Ya pedos vagan toda la madrugada buscando un hotel de paso. El Netza se pone muy feliz de poder abrazar a Paul largamente.

>> El Netza obtiene un fetiche: la pulsera de Paul