O cuando el amor es un juego para perder, y mi Luna está en una bolsa de plata

 

Ãnge£ :
buneo el punto es que las personas que queremos puede que sean para nosotros pero no sabemos hasta cuando dure el encanto y si algun dia duro

mm esa es la verdad

Netzaaaaa~:
el punto es q sufrimos pq las personas q queremos nos dejan d querer

y quisieramos q eso nunca pasara, o q nos volvieran a querer

mafalda

SinGles:
[en el amor] nadie gana
todos pierden

Netzaaaaa~:
Entonces pq todo mundo juega?

SinGles:
el objetivo no es el knockout, sino ver a las chavas en bikini posar el round numero X

Netzaaaaa~:
yo diría q es para engañar a la soledad un rato

SinGles:
solas las perras
las gatas tenemos a la luna
que esta llena…

Netzaaaaa~:
y cuando no ? y ayer q hubo eclipse?
claro y los netzas tenemos los fetiches, pero no es lo mismo

Universitarios versus homófobos de Auxilio UNAM

Quién sabe con qué criterio la UNAM selecciona a los elementos de su policía interna porque además de prepotentes, maleducados y montoneros, son homófobos.

El 23 de noviembre de 2007, estos gorilas secuestraron y golpearon (en una cárcel clandestina que tienen dentro del campus) a un estudiante homosexual y a su pareja sólo por el hecho de ser homosexuales .

El 13 de febrero de 2008 varios estudiantes nos manifestamos besándonos frente al edificio de Rectoría para exigir el cese de esta discriminación y abuso de poder por parte de Auxilio UNAM. Lamentablemente, la Universidad (cuidadosa de su reputación) se niega a reconocer que dentro de ella existan prácticas discriminatiorias , ya ni se diga violencia física.

>> Más información

Entre nochebuena, noche nueva y buenas noches

Cuando era la suerte quien nos encontraba echados, solía hacerlo en una cama verde del edén que a veces estaba en mi cuarto y a veces en el pasto del jardín frente a la facultad (donde aprendimos a sortear esas esquivas, tramposas enumeraciones), y el tiempo pasaba por encima de nosotros del azul dorado por el sol al rosa algodonado de las nubes, terminando en un opaco obscuro muy sediento de nuestro calor. Al final, su rigidez lúbrica y esmaltada acababa por ceder convulsa ante mi más mínima provocación, y yo me anegaba en el éter que se difundía por todo el interior de mi cintura.

A David le había dicho que para entrar a la familia necesitaba primero pasar la prueba de la cocina, e hizo unos hot-cakes de desayuno cuando mi mamá estaba en Japón, y aunque los hizo con harto amor (con forma de corazón incluso) no nos acabaron de convencer. Memo decía que a él le quedaban "ridículamente esponjosos", pero prefirió hacer quesadillas y una sopa de letras (nuestra sopa más ad hoc). Ese día me prestó Como agua para chocolate y al siguiente ya lo había leído, porque estaba ansioso de que no lo iba a ver hasta el año siguiente (eran finales de diciembre), y ahí leí que un platillo preparado por él me reconfortaría (o eso quise entender). Total que la sopa no me duró nada y, lamentablemente, tampoco fue la última temporada en que no pudo verme por sus compromisos, y acabé consolándome yo solito (sic ) diciéndome que lo que no te desespera te hace más paciente (aunque obvio no fuera cierto).