Capítulo IX – Las dulces compañías

En este episodio Netza reflexiona sobre las parejas. Netza se empieza a clavar con un muchacho de Morelia que también se llama Alejandro. Él es psicólogo y le interesan mucho las lenguas, lo que intriga a Netza.

Netza ve una película gay de Roberto Cobo y Ana Martin que se llama Dulces compañías. Es sobre un chichifo asesino que quiere matar al amante de su novio.

Capítulo VII – La codificación de un sentimiento

En este episodio el Netza va a una fiesta en Tepepan, donde se siente muy solo por no tener chupe y no tener a nadie con quien charlar. Platica un rato con una chilena sobre Jodorowsky, Neruda y José Donoso. El Netza le manda el principio del Poema XX de Neruda a Manuel, está decidido a verlo el día siguiente.

Cam000120.pngIlleana encuentra una botella d bacacho y se empedan. El Netza empieza a fajarse con Illeana, ella, aunque sabe que el Netza es guei, ella se deja hacer unos mega chupetones en el cuello. El Netza les pregunta a todos cuales son los tres sentimientos primarios que codificarían todos los sentimientos humanos, como la codificación de 6 dígitos sexagesimales del RGB.

Capítulo V – Huilo

En este episodio el Netza e Illeana charlan con la güera de las quecas sobre los conceptos “huilo”, “puto”, “zorra” y “culero”. El Netza les explica que un “huilo” es un hombre muy promiscuo, de “huila”, “puta”, que viene tal vez del náhuatl “huilotl” que significa “paloma”. Les muestra un tono de celular que dice “ándale huilo contéstame”.

Con MiguelEl Netza se reencuentra con Miguel, van a ver un musical que trata de una mujer muy promiscua que se enamora de un sidoso que la abandona y muere (Jeanne et le garçon formidable). Miguel quería presentarle a Luis K, pero el performance donde iba a aparecer se cancela. El Netza se ilusiona con Miguel y sueña un momento que tal vez el amor que siente por él no es tan platónico.

Capítulo IV – Los pecados expiadores

En este capítulo el Netza charla con Illeana sobre su fobia al incesto con sus hermanas; Illeana deduce que su homosexualidad fue una forma de canalizarla, el Netza lo reconoce. Illeana deduce también que la promiscuidad del Netza se debe a una forma de castigo a sus sentimientos culpables: un círculo vicioso donde paga un pecado con otro pecado.

En la noche el Netza lee un blog de una tipa escatológica, con una foto de su zurrada. El Netza recuerda lo cagoteado que lo dejó el señor de 52 del sábado anterior, y le muestra un escrito donde El Netza sueña que juega con la mierda de un chino con el que incesta.

Capítulo II – Autocontención

En este capítulo el Netza aprende el concepto de autocontención, que consiste en un unte que puede contener en sí mismo otro sí mismo que lo perpetue infinitamente. Este concepto inspira a El Netza, que decide escribir un diario.

El Netza charla un poco con el exnovio de Erika, que escribe Haikús y visitó Ohui. Niega tener nombre, y pide que lo bauticen. El Netza lo llama Haijin.