Capítulo XV – Hola, soy el volumen de tu corazón

En este episodio el Netza se queda solo a limpiar el local ya desmantelado, con la playerita rota de Luis. Como no tiene música empieza a cantar, y se pone un poco triste, porque así se recuerda a sí mismo hace dos años cuando estaba en el anexo chacheando con sus peores garras y cantaba para él mismo porque no le dejaban oír música.

Capítulo LI – Lo triste y lo bello

En este episodio el Netza sigue con diarrea, aún así acepta la invitación del loco Paul de ir a un concierto de música clásica en la sala Nezahualcóyotl. Escuchan a un violonchelista búlgaro interpretar a Schubert, el Netza se pone triste de ver como algo tan bello puede no significar nada para él. De regreso, ven la luna gigante como colgada del cielo en Reforma.

Capítulo XXXI – Los intentadores

nec.jpgEn este episodio el Netza se conoce al Nec. Van a la cineteca, pero el Netza descubre que los veinte pesos que llevaba se cayeron en un hoyo que tiene la bolsa de su pantalón, y el Nec acaba invitándolo. El Nec le platica sobre sus relaciones sociales, lo que le da al Netza mucha nostalgia. Al final se despiden y no se vuelven a ver.

Capítulo XXX – Niños salvajes

IMAG00190.jpgEn este episodio el Netza discute con Ileana sobre los niños que abandonan de bebés y crecen solos como changos. El Netza investiga y se da cuenta que el límite de edad para aprender a hablar es de 12 años. El Netza recuerda su infancia, y se ve a sí mismo como un niño de azotea que jugaba a chapotear en los lavaderos y en los charcos de las coladeras.