Una barca que navega por la Vía Láctea

La canción habla de un barquito que flota en la Vía Láctea. Vía Láctea puede decirse de dos maneras, y ambas usan un ideograma para río, (河en ginga -río de plata- y 川 en amanogawa -río del Cielo-). La canción usa ambas palabras. Pude haber traducido Amanogawa como Compostela (‘campo de estrellas’). En chino y japonés la Vía Láctea es un río, en latín y español un camino y en latín tardío un campo.

Las 7 estrellas septentrionales son las 7 estrellas que forman la constelación del Carro (parte de la Osa Mayor). De hecho el “sept-“ de “septentrional” se refiere a esas mismas 7 estrellas, que indican el Norte.

北の七つ星 流れる銀河に Kita no nanatsu-boshi, nagareru Ginga ni Las 7 estrellas septentrionales, en el río plateado de la galaxia
月の小船を浮かべて Tsuki no kobune wo ukabete Navega en el aire una barca lunar
夢を見つけよう Yume wo mitsukeyō En busca de sueños
 
黄金の鈴ならし 渡る天の川 Kin no suzu narashi, wataru Amanogawa Repican campanas doradas, atraviesa el río de la Vía Láctea
月の小船はゆれるよ Tsuki no kobune wa yureru yo El vaivén de la barca lunar
星の波うけて Hoshi no nami ukete Con las olas estelares
 
幸せはどこに 遠い風の声 Shiawase wa doko ni, tōi kaze no koe ¿Dónde estará la felicidad? Dice la voz de un viento distante
月の小船を追いかけ Tsuki no kobune wo oikake Y a la barca lunar le sigue
流れ星のひとつ Nagareboshi no hitotsu Una estrella fugaz
 
北の七つ星 煌く正座よ Kita no nanatsu hoshi, kisameku seiza yo Las 7 estrellas septentrionales, una constelación resplandeciente
月の小船はゆれるよ Tsuki no kobune wa yureru yo El vaivén de la barca lunar
ゆらゆらりゆらり Yura-yurari-yurari Va y viene y va
ゆらゆらりゆらり Yura-yurari-yurari Va y viene y va

¡RAE maligna! ¿Por qué asesinaste a mis acentos?

Existe gente que es muy “espantada” de los cambios (incluso cuando el cambio es para bien, como todos los detractores del horario de verano). En las redes sociales hay quienes por las recientes modificaciones a la ortografía española según la RAE, se ponen como si le hubieran cambiado el nombre a su país. Que nos cambien un poco las reglas saca al paranoico que todos llevamos dentro.

Un “argumento” muy común de los temerosos a los cambios es proyectar esos cambios a absurdos ridículos. Dicen que, por ejemplo, si le quitamos el acento a “sólo”, luego van a quitar todos los acentos, luego todas las haches, luego todos vamos a escribir como emos analfabetas del metroflog y finalmente se nos va a olvidar escribir y al final nos volveremos cazadores seminómadas. Hazme el chingado favor. Algo similar decían los detractores del matrimonio gay: si dejamos que dos hombres se casen, luego van a poder casarse… ¡entre familiares! ¡Y luego con animales! ¡¡¡Y luego la poligamia y la sociedad se va a terminar y Cthulhu despertará de su sueño y nos matará a todos!!! Pero en realidad solo es fatalismo absurdo e ingenuo.

Por esto hago hincapié en 2 puntos:

1. La RAE no obliga a nadie a usar las nuevas reglas. Nadie va a multarte ni a meterte a la cárcel ni a matar a tu familia por decir “i griega” en vez de “ye”. De hecho, por lo general, nos pasamos a la RAE por el arco del triunfo.

2. Las reglas que se cambiaron fueron mínimas (y algunas hasta opcionales). En italiano quitaron la H muda hace mucho y nadie se murió, ni Dante Alighieri salió de su tumba como zombi para regañarnos y comerse nuestro cerebros (sólo se usa en el verbo avere). En contraste, cuando Gabriel García Márquez sugirió tímidamente algo similar, todos se le fueron al cuello.

Es realmente triste que unos nuevos estándares de ortografía (que de hecho son para mejor) nos indignen más que los 30 mil muertos en la lucha contra el narco, o que el 30% de nuestro país viva en pobreza. El que nos sentamos heridos por algo tan trivial como esto nos indica más bien nuestro nivel de mojigatería, lo cual es particularmente preocupante en chavos, que se supone deberían ser más abiertos con los cambios para bien.



Poemas japoneses traducidos por mí

Con métrica


Matsumoto Takashi 松本 たかし
(1906 – 1956)

凧の影
走り現る
雪の上
Tako no kage
hashiri arawaru
yuki no ue

Se ve corriendo
la sombra de un cometa
sobre la nieve


田捨女 Den Sutejo, (1634-1698)

雪の朝
二の字二の字の
下駄の跡
Yuki no asa
ni no ji ni no ji no
geta no ato

En nieve fresca
las huellas de los chanclos
Son signos de igual

Las huellas de los chanclos parecen el kanji de 'dos'


田捨女 Den Sutejo, (1634-1698)

梅が枝は
思う貴様の
香りかな
Ume ga e wa
omou kisama no
kaori kana

Ciruelo en rama
¿No será el aroma de
ti, mi adorado?


Enomoto Seifu 榎本星布(1732-1811)

海にすむ
魚の如身を
月涼し
Umi ni sumu
Uo no gotoshi wo
tsukisuzushi

mi cuerpo es un pez
un habitante del mar
fresco de luna


20070722_1

Llevo envuelto en los brazos
A un niño llorón
Le vierto agua caliente,
jirafas y elefantes
están viendo a mi asura.

Sin métrica

『燃える』   吉増 剛造

黄金の太刀が太陽を直視する
ああ
恒星面を通過する梨の花!

風吹く
アジアの一地帯
魂は車輪となって、雲の上を走っている

ぼくの意志
それは盲ることだ
太陽とリンゴになることだ
似ることじゃない
乳房に、太陽に、リンゴに、紙に、ペンに、
インクに、夢に! なることだ
凄い韻律になればいいのさ

今夜、きみ
スポーツ・カーに乗って
流星を正面から
顔に刺青できるか、きみは!

Arde (Yoshimasu Gôzô)

Una espada dorada fija la vista al sol
Aaah…
¡Una flor de peral pasa por el rostro de una estrella fija!

El viento sopla
en dada zona asiática
y cuando el espíritu se vuelve rueda, corre por encima de las nubes

Lo aspiro
aspiro ser ciego
a volverme manzana y sol
sin parecérmeles
¡Volverme teta, sol, manzana! ¡papel, pluma y tinta! ¡volverme sueño!
Sería tan bueno volverme una tremenda métrica…

Pero esta noche tú
te subes a un coche deportivo
y desde la misma frente por una estrella fugaz.
¿Podrías tatuártela en la frente?


Iroha (anónimo, era Heian)

いろはにほへと
ちりぬるを
わかよたれそ
つねならむ
うゐのおくやま
けふこえて
あさきゆめみし
ゑひもせす
Iro wa nioedo
chirinuru o
wagayo tare zo
tsune naran
ui no okuyama
kyô koete
asaki yume miji
ei mo sezu

Los colores son fragantes
y se difuminan.
En nuestro mundo nadie
será por siempre.
La recóndita montaña de la praxis
traspasa hoy:
no más sueños disolutos
ni más briaguedad.


El Iroha

El Iroha es un poema japonés de la era Heian (794–1179) que para escribirse usa todas los caracteres del silabario hiragana (es un pangrama perfecto).

El poema es este:

いろはにほへと
ちりぬるを
わかよたれそ
つねならむ
うゐのおくやま
けふこえて
あさきゆめみし
ゑひもせす
Iro wa nioedo
chirinuru o
wagayo tare zo
tsune naran
ui no okuyama
kyô koete
asaki yume miji
ei mo sezu
Los colores son fragantes
y se difuminan.
En nuestro mundo nadie
será por siempre.
La recóndita montaña de la praxis
traspasa hoy:
no más sueños disolutos
ni más briaguedad.

Notas:

– Aquí no marco los cambios de las sílabas sonoras.
– Este poema usa dos caracteres (wi y we ) que ya no existen en el japonés moderno.
– Este poema usa dos costumbres ortográficas que ya no se usan tampoco: escribir けふ para ‘kyô ‘ y む para ‘n’ (El carácter para ‘n’ todavía no existía).
– Traduje ui como “praxis”. El ui es una traducción del sánscrito saMskRta.