Segunda marcha chilanga del orgullo ateo

Los ateos somos una minoría, y como tal, somos propensos a la discriminación. Somos, además, una comunidad muy diversa: habemos antirreligiosos, apóstatas, agnósticos, escépticos… y hasta alguno que otro creyente revisionista.

marcha1

Una marcha sirve para decirle a la gente “existimos, podemos organizarnos, tenemos algo qué decir“, así sea una triste marcha de 20 personitas.

El domingo fue la Segunda Marcha Atea de la Ciudad de México, que fue pequeña y compuesta mayormente por los usuarios de ateosmexicanos.com. Y para ser la segunda estuvo muy bien, pues como se dice “Hasta el camino más largo empieza con un primer paso”.

De esta marcha recordamos que:

* Somos una comunidad pequeña (aunque bien sabemos que cada ateo pensante vale por 6.66 creyentes rezadores aprox.)
* No nos da pena ser ateos, todo lo contrario. Y nos encanta ponernos al brinco.
* La gente no nos quiere =( (igual pensaron que íbamos a aventarle piedras a la catedral).
* Cuidamos que no se nos vea como antirreligiosos, aunque de hecho muchos lo somos (alguien sugirió llevar piñata de un cura pederasta, pero pues no se hizo).

“No creo ni rezo, pienso y actúo”
“Se cuestionan las ideas, no a las personas”