Netza strikes back!!!

"Lo que más me duele y molesta es que probablemente seguirás en tu circulo de autocompasión, completamente infeliz pero con miedo a hacer algo al respecto, reproduciendo tus prácticas autodestructivas y saboteando tus posibilidades de felicidad."

Memo (el último ex), 18 de abril de 2008


Me quedé con muchas ganas de llorar. Pero traté de evitarlo, porque si empezaba, luego iba a ser más difícil eso de "tratar de no tenerme lástima a mí mismo".

* * *

Quería llevarle algo, y pensé en fruta, o un peluche, y mejor le llevé unas lenguas de gato (porque él era como un gato y así le decían) y unos chocolates con leche que tenían relleno de cajeta (porque a mí me gusta mucho la leche y quería que me regalara unos).

Dije: “Es que te vine a visitar porque hace tres años que no venía”. Yo ya no era el novio tímido de mirada triste ni él el galán de barrio iztapalapense del café internet. De hecho quizá nunca lo fuimos, pero ah qué bonito dúo llegamos a ser. La gente nos gritaba “¡pareja gay!” en la calle (aunque nunca nos hubiéramos tomamos de la mano en público), como esa vez que fuimos a la cineteca y un mariguanito le iba a pegar y yo le dije  “¿qué te pasa pendejo?” y mejor llegaron sus amigos y se lo llevaron (e hicieron bien porque sino habría acabado yo en el hospital o con la nariz más chueca).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *