La intimancia

Pensé que si te contaba mis secretos nos volveríamos amigos, si pedo me sinceraba y lloraba en tu hombro. Yo me siento muy solo, y creía que al compartirte mi lado B había enlazado un vínculo entre nosotros. Entonces podía darte un abrazo y algo me uniría a ti para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *