Contra el tiempo de la vida, o cuando dos semanas son como dos siglos

Hay fines de semana que parecen dos semanas, y hay dos semanas que parecen dos meses, y hay dos meses que parecen dos años, y dos años que parecen medio siglo. Al revés también hay un siglo que parece un año y un año que parece un mes y así hasta llegar a un día. Con un tiempo tan relativo ( y feathers free), y sabiendo que uno va a acabar de todos modos solo y que uno no puede engañar a la soledad por más de 12 horas (certificado ante notario). ¿Qué sentido tiene vivir?

Un comentario sobre “Contra el tiempo de la vida, o cuando dos semanas son como dos siglos”

  1. Que paso, no lo entiendo, es que quiza soy tan estúpido, ahora dices que me estimas mucho, que me domesticaste y eres responsable de mí, y que quieres ser mi amigo, esto es doloroso, dijiste que me amabas  y yo te creí, y puse mis sueños, mis esperanzas, despues, solo te vaz, y yo me quedo esperando que digas algo y te quedes conmigo, ¿para que decirme que me amabas?, ¿para qué? si no lo sentias, yo jamás dije nada sin sentirlo, te portaste muy egoista ayer, parece que sólo querias arruinar mi presentación y luego te fuiste a medio acto, y no puedo entender por que no te quedaste conigo, si sabias que para mí, toda la gente no era nada si no estabas tú a mi lado, y tus actos celosos con mis amigos, y yo, yo si aguante tus caprichos, tus rencores, tus vanidades, ya todo eso quedo atras, todo eso, menos que eres un… inseguro y mentiroso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *