Los juegos del niño y cuando es en serio

La soledad te vuelve inmaduro, ingenuo y temeroso. Si me aventuro a buscar quién pudiera llegar a quererme no sólo la cago por mi naturaleza esquivosa, también mi absorvente necesidad de ser querido asusta y guarda con cautela a un corazón que sabe que ya no tiene nada qué perder.

La soledad es canija.

Y si además la vida real es más desconocida de lo que uno se imaginó es como de sabor amargo y uno es como un luchador que sabe que perderá round tras round tras round hasta que encuentre a alguien que se quiera dejar ganar y luego de ahí no salgan hasta que me quede solo de nuevo y ya no tenga ganas de hacer nada.

Las aventuras de Piltrafomán

2 comentarios sobre “Los juegos del niño y cuando es en serio”

  1. La soledad te vuelve inmaduro, ingenuo y temeroso, cuando no puedes descubrirte en ella, cuando lo ùnico que haces es evadirla en vez de enfrentarla. Ser un hombre de verdad, es enfrentar su màs grande miedo, deja de temer y ponte de pie, sacudete el polvo, y por primera vez, ve a la soledad directo a los ojos y enfrentala.
    La soledad es un buen lugar para visitar, pero un mal sitio para quedarse.

  2. hola
    soy solo un cibernauta mas que en busca de informacion (ni siquiera recuerdo de que) me tope con tu espacio, y he de decir que me encantó, a decir verdad me pareces una persona muy interesante, me gustaria entablar un contacto mas directo contigo (amistoso), tenemos intereses afines y a decir verdad me interesa mucho tu especialidad.
    sin mas por el momento nos vemos luego, si asi lo quieres.
    ah no lo mencioné pero soy de coahuila
    bueno hasta luego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *