En este episodio el Netza se queda solo a limpiar el local ya desmantelado, con la playerita rota de Luis. Como no tiene música empieza a cantar, y se pone un poco triste, porque así se recuerda a sí mismo hace dos años cuando estaba en el anexo chacheando con sus peores garras y cantaba para él mismo porque no le dejaban oír música.